IMAGINERIA POPULAR PUERTORRIQUEÑA
LA TALLA DE SANTOS DE PALO

PUEDES TALLAR... PODEMOS AYUDARTE

Galería, Taller y Escuela

Libros de Método

Libros de Apoyo

Cursos de Talla

Colegio de Jueces

¿Quiénes son los Hermanos Suárez?

Hoja de Pedidos

NOVEDADES

El desbastado en las tallas de madera


Las diversas fases en el proceso de la talla se pueden resumir en:

1- Plantilla, que puede ser un dibujo o boceto de la pieza que se desea desarrollar,
2- Cubicado, para poder determinar el tamaño del pedazo de madera que necesitaremos,
3- Trazado, dibujar el contorno de la plantilla, en el pedazo de madera seleccionado,
4- Desbastado, eliminar la madera que no vamos a usar en la pieza y que queda fuera del contorno de la figura,
5- Talla y
6- Acabado.

En todos nuestros libros y revista, hemos dado versiones sobre la forma y manera de llevar a cabo el desbastado, pero ampliamos en este artículo para beneficio de los talladores y de los entusiatas (compradores) en general,… para que conozcan algo del proceso de realización y puedan apreciar el valor de lo que adquieren.

Lo primero, antes de comenzar el desbastado debemos observar con detenimiento la madera, y el dibujo que hemos hecho sobre la misma, para darnos cuenta de las vetas de la madera y la presencia de posibles nudos o reviros para preveer las dificultades, e incluso, si fuese necesario, modificar el proyecto para evitar problemas irresolubles.

Con un esfuerzo de imaginación intentaremos ver la figura insertada en la madera. Para ayudarnos en ese esfuerzo, ya que no todos tenemos mucha imaginación, podemos hasta dibujar el proyecto sobre las seis caras del pedazo de madera para situar con precisión los puntos constructivos de la forma, la silueta máxima y los ángulos más sobresalientes.

Como al desbastar no debemos llegar a la forma definitiva, para ir más seguros, debemos tener en cuenta que hay que dejar una zona de seguridad alrededor del dibujo, que puede ser de 1/8 de pulgada,... pero eso dependerá del tamaño de la talla.

El desbastado, como hemos indicado en muchas ocasiones, se puede realizar a cuchilla, con la gubias, seguetas o en una sierra de banda continua, que nosotros llamamos "sin fin".

Dependiendo de las herramientas de nuestra predilección, es posible que tengamos que inmovilizar fuertemente el pedazo de madera, porque es en esta etapa donde se ejerce la mayor fuerza de choque. Otra vez debemos observar los dibujos que hemos hecho sobre los lados de la madera para determinar la rotación de la misma al colocarla en el instrumento de fijación, que puede ser una prensa, un "sargento" o ambos, ya que, a veces, hay que colocar la madera de forma vertical y en otras ocasiones de forma horizontal.

Comenzaremos desbastando alrededor de los puntos más salientes y después en una sucesión de capas. Rebajaremos la madera en planos hasta llegar a los planos más profundos, dando la misma prioridad a las diferentes caras de la talla y evitando la tentación de distraernos en detalles.

En la etapa del desbastado no debemos distraernos en los detalles de la figura, ya que, de momento, solamente nos ha de preocupar lo que llamamos "el entalle", es decir, la distribución de los planos, las aristas y los volúmenes.

Aunque estemos trabajando la pieza en forma horizontal, si es que ese es el caso, conviene, desde luego, de vez en cuando, colocar la pieza en forma natural para observar la evolución de la pieza. Esto siempre nos ayuda a tener una visión de conjunto, que es lo único que nos ha de preocupar durante el desbastado inicial. Al modificar su colocación, crearemos un nuevo juego de luces y sombras sobre la madera, que nos ayudará a detectar lo que conviene rectificar. No sé si ustedes, con el propósito de percibir las posibles desproporciones de la figura ocurridas durante el desbastado, han tratado de proyectar las sombras de los diferentes perfiles sobre una pared. Si lo hacen podrán darse cuenta de que al aumentar el tamaño se acentúan los defectos.

Lo cierto es que debemos ser muy exigentes con las proporciones durante el proceso de desbastado y no debemos tener reparos en replantearnos el proyecto totalmente,… e incluso abandonarlo, si falla la estructura fundamental y las proporciones no son correctas.

A medida que vamos reduciendo el material en el contorno de la figura, conviene ir redibujando los ejes de la plantilla original y rectificar las marcas que indican los perfiles máximos. Se acordarán de que les habíamos señalado que una de las herramientas importantes en las manos del tallador era el lápiz,… pues úsenlo. Iremos notando que, poco a poco, mientras más madera vamos retirando, los perfiles máximos cada vez se aproximan más y más a las zonas de seguridad, que iremos modelando posteriormente con mayor meticulosidad.

Daremos por terminado el desbastado inicial cuando nuestro pedazo de madera se asemeje a una escultura cubista y cuando la sucesión de los diferentes planos que hemos creado, con o sin aristas, proteja, a cierta profundidad, la forma oculta en el pedazo de madera, pero que ya no estará tan oculta por la insinuación y resultado directo del desbastado.

No hay duda de que en un sinnúmero de ocasiones, si no dibujamos el proyecto correctamente, no digo ya en los seis lados de la pieza de madera, que sería lo preferible, sino por lo menos en dos de los lados, puede que, a través de un desbastado "a ciegas", retiremos porciones de madera que más adelante nos hará falta, para ser fieles al proyecto inicial.

Esto nos ha sucedido a nosotros más veces de las que quisiéramos y, por eso, los ponemos sobreaviso. Las proporciones resutantes del desbastado inicial, o inicial y secundario, como se prefiera, son inamovibles después del desbastado, aún en los casos de que se trate de una figura abstracta.

Acordemos que es en la etapa del desbastado donde se ejerce la mayor fuerza de choque en contra de la madera y, a veces, por nuestra culpa o por la culpa de encontrarnos de improviso con una veta cruzada o un nudo, pues ocurren equivocaciones que nos obligan a rectificar el diseño original, situación que no es agradable.

Finalmente, después de los desbastados, comienza propiamente lo que se denomina la talla de la figura y, en esa etapa del proceso, como veremos próximamente, en esta y otras secciones, controlar los detalles será fundamental. Lo otro será el acabado.

Galería, Taller y Escuela / Libro de Método
Libros de Apoyo / Cursos de Talla
Colegio de Jueces / ¿Quiénes son los Hermanos Suárez?
Hoja de Pedidos / NOVEDADES

PARA COMUNICARSE CON NOSOTROS:

Quintas de Country Club
A-1 Calle 1
Carolina, P.R. 00982

Teléfono: 787-752-4433
Celular: 787-638-3552
E-mail: preguntas@imagineriapopular.com

Derechos Reservados 2007 © Galería, Escuela y Taller Hermanos Suárez